Contactar
  • Español
  • Português
Inicio
El Proyecto
Socios
Objetivos y Actividades
Últimas noticias
Hemeroteca
Eventos
Documentos
Galería de imágenes
Enlaces de interés
¿Sabías que...
Aquamac (2003-2005)
La sequía, una maldición para África desde hace 3.000 años

Fuente: La Provincia 17/04/2008

El oeste de África ha sufrido en los últimos 3.000 años sequías catastróficas cada 30 a 65 años, una pauta que se mantendrá previsiblemente en el futuro y que puede agravarse por el calentamiento global, según un estudio llevado de geocientíficos estadounidenses.

Durante los últimos 2.700 años también se produjeron seis sequías que duraron más de cien años -dos en el pasado milenio- para las que no hay explicación, aunque los geocientíficos advierten de que el calentamiento global causado por el hombre puede "perturbar el Atlántico hasta el punto de desencadenar una de estas megasequías".

"Lo desconcertante de este registro es que sugiere que la última sequía -la más devastadora del siglo XX- fue relativamente menor en el contexto de la historia de las sequías en África occidental", señaló Timothy Shanahan, de la Universidad de Texas, autor principal del estudio.

La peor sequía del siglo XX tuvo lugar en la década de 1970 a 1980 en la región africana del Sahel y causó más de 100.000 muertos.

Los países más afectados por esta diferencia de temperaturas en el Atlántico son Costa de Marfil, Mali, Burkina Faso, Ghana, Togo, Benin, Níger, Nigeria y Chad, declaró a Efe Shanahan.

"El calentamiento global puede hacer que las sequías sean aún más calurosas, lo que sería devastador", dijo uno de los coautores del estudio, el profesor Jonathan Overpeck, de la Universidad de Arizona.

Debido al aumento de las temperaturas, de producirse hoy unos de esos episodios "sería mucho más severo y sería muy difícil que la población pudiera ajustarse al cambio", advirtió por su parte Shanahan.

Los científicos establecieron un registro del clima en África Occidental mediante un análisis de las capas anuales de sedimentos depositados en el lago Bosumtwi de Ghana, los datos geológicos del nivel del agua y otros indicadores climáticos, como los bosques hoy sumergidos que crecieron alrededor del lago cuando éste se quedó seco durante cientos de años.

Estudiar el clima en los trópicos es difícil porque la mayoría de los árboles carecen de anillos que revelan el paso del tiempo y una de las mejores opciones son los lagos, algunos de los cuales conservan intactas las capas anuales de sedimentos.

Uno de ellos es el lago Bosumtwi, de 75 metros de profundidad y que ocupa un cráter formado por el impacto de un meteorito hace un millón de años, donde se utilizó un escáner para analizar los sedimentos.

Los científicos pudieron comprobar que los periodos húmedos o secos en la zona se correspondían con el modelo de variabilidad conocido como Oscilación Multidecenal Atlántica (AMO en inglés), que había sido puesto en duda debido a la ausencia de registros climáticos de más de 350 años.

"Este estudio proporciona un contexto de largo plazo que sugiere que el AMO de hecho existe", afirmó Shanahan.

El AMO consiste en una serie de cambios naturales en la temperatura de la superficie del océano Atlántico, con fases de enfriamiento y calentamiento que duran entre 30 y 60 años y con una diferencia de un grado centígrado entre extremos.

Cuando se calienta la zona ecuatorial del océano se debilita el monzón y se produce una sequía, explicó Shanahan.

Según Overpeck, no se puede predecir el futuro, aunque todo parece indicar que las temperaturas seguirán subiendo debido al calentamiento global y "cuanto más grandes sean las variaciones en el Atlántico, mayores pueden ser las sequías".

 
© 2017 Instituto Tecnológico de Canarias, S.A.
Información legal e institucional | Política de Protección de Datos

Sitio optimizado para Internet Explorer. Se necesita Macromedia Flash Player 8 ó superior